K.

Que estés obstaculizado por eventualidades absurdas, por vanas necesidades sin término, inconsecuentes, y te manifiestes molesto, en contra de esta u otra nimiedad que entorpece tu esfuerzo, no importa. Es intrascendente. Ya estás aquí.  Ahora de lo que se trata es de seguir adelante,de que te muestres en el Castillo, anteAlguien, tal vez; para acceder hacia algún punto indeterminado donde continuarás seguramente perdido y solo…

 

Caín y Abel

El antiguo mito bíblico del fratricidio se acentúa como arquetipo social. El reproche que dirige Caín a la divinidad suena ahora más claro enmarcado en ecos históricos y en los últimos hechos actuales: “¿Soy acaso el guarda de mi hermano?” Esta alegoría refleja una situación humana demencial, multiplicada hasta el horror. En un entorno como el que nos ha tocado en suerte, incierto y catastrófico, en suma, injusto; advertimos en nuestra memoria común la imagen congelada del hermano menor a punto de recibir el certerogolpe, el definitivo.