Tras cinco días de estar viviendo y luchando incansablemente frente al Ayuntamiento de Zapopan, los colonos de Fraternidad Antorchista pudieron lograr que el gobierno zapopano les restituya el predio del que fueron desalojados mediante un impresionante operativo policiaco, el pasado 20 de septiembre, en el que con maquinaria pesada a las familias les destruyeron las humildes viviendas en las que habitaban, informó Luz María Luna Mojica, representante del Movimiento Antorchista en la Zona Metropolitana de Guadalajara.

Los afectados, en voz de sus dirigentes señalan, a Junior Humberto Zaragoza Laviñe, conocido cacique de Santa Lucia como el instigador del brutal desalojo quien, ostentándose como acérrimo defensor de la presa de Santa Lucia e inclusive de la vida de todas las personas, instigó al Ayuntamiento de la Ex Villa Maicera, para que desaloje con la fuerza pública a las familias de la colonia Fraternidad Antorchista.

Los colonos tras haberse quedado sin techo, tomaron la firme determinación de irse a vivir con las escasas pertenencias que pudieron rescatar, frente al edificio de la Presidencia Municipal, desde la misma noche del pasado jueves 20 de septiembre.

De esta manera durante cinco días y parte de las cinco noches estuvieron denunciado públicamente el grave atropello que sufrieron, exigiendo enérgicamente que les fuera restituido, inmediatamente, el predio que les fue arrebatado contra todo derecho ya que, el terreno fue cedido por el Ejido de Santa Lucia, asímismo exigieron que reparen los daños materiales ocasionados como: las modestas casas destruidas y la pérdida de enseres domésticos.

Por lo que, dada la gravedad de los hechos suscitados, el antorchismo refrenda su firme compromiso de defender hasta sus últimas consecuencias los derechos de los más desprotegidos y marginados de nuestra Patria, los que una vez más, como en el caso de las familias de la colonia Fraternidad Antorchista se ven pisoteados, obedeciendo intereses de personas con poder económico y político.

Dado que los colonos desalojados, no son “paracaidistas” ni han ocupado ilegalmente alguna zona protegida o de alto riesgo, luego de ver que empiezan a ser reparados los daños que les fueron ocasionados por la agresión sufrida, tanto en lo moral como en lo material, accedieron a levantar el campamento que mantuvieron instalado sobre la banqueta del Palacio Municipal.

Por este conducto, en voz de Luna Mojica, agradecen infinitamente, las muestras de solidaridad de sus queridos compañeros antorchistas de Jalisco y del país quienes, estuvieron dando puntual seguimiento el desenlace de esta lucha que tenían emprendida y no dudaron que iban a acudir en su auxilio en el momento en que las circunstancias así lo exigieran.

De igual manera dan las gracias al pueblo zapopano por su comprensión y apoyo moral que tuvo a bien brindarles durante estos días de intensas jornadas de lucha, concluyó la líder social.