Dra. Claudia Gamiño Estrada

El presente trabajo pretende dar cuenta de algunas de las resistencias desde el gobierno revolucionario ante los constantes intentos de sabotaje a la revolución por parte de los Estados Unidos. A demás se pretende mostrar algunos de los logros obtenidos después del triunfo de la Revolución de 1959, como resultado de las resistencias no solo del quienes asumieron la conducción del país, sino también del pueblo cubano. Por lo que se aspira a dar un vistazo general de algunas acciones que se implementaron por el gobierno estadounidense, para intentar derrocar la construcción del gobierno cubano, una vez que triunfó la revolución. De igual manera se mencionan algunas de las estrategias generadas por los revolucionarios para evitar el fracaso del proyecto político y de gobierno. El hilo conductor de la exposición se centra en los significados del triunfo revolucionario en la geopolítica internacional, así como la primera declaración de la Habana, la intervención de Playa Girón y la segunda declaración de la Habana como respuesta a los intentos de los Estados Unidos a través de la OEA de aislar al gobierno revolucionario y llevar al fracaso el proyecto que inició antes del asalto al cuartel Moncada.

Triunfo de la Revolución y sus significados en la geopolítica internacional

El 1º de enero de 1959 en una pequeña Isla a 90 millas de los Estados Unidos, un grupo de barbudos acompañados del pueblo, celebraron el triunfo del movimiento iniciado años atrás y que tuvo como fecha fundacional el asalto al Cuartel Moncada el 26 de julio de 1956. A decir de Martha Harnecker buscaban transformar la sociedad en beneficio de las grandes mayorías, esos postulados los enfrentaban con las oligarquías locales y desde luego con Estados Unidos, (Harnecker, [1999] 2012, p.11) quien desde 1898, tenía amplia presencia en el territorio después de la guerra que los cubanos iniciaron para independizarse de los españoles.

La osadía de un pueblo por intentar conseguir su independencia y lograr autonomía no fue bien vista por el gobierno imperialista de los Estados Unidos, por lo que desde los primeros momentos se realizaron acciones de sabotaje para abortar el proyecto revolucionario encabezado por Fidel Castro y acompañado por un grupo de jóvenes, quienes planteaban desde entonces la posibilidad de un mundo más equitativo. Desde luego que el imperialismo mandaba mensajes a través de las acciones contra Cuba y su pueblo a toda Latinoamérica, aquél que osara resistirse a su dominio se tendía que atener a las consecuencias. El triunfo cubano abrió la puerta a las constantes intervenciones en Latinoamérica, esto no quiere decir que antes no se presentaran, después del triunfo de la Revolución se abrió paso a la especialización por parte de los Estados Unidos en estrategias de contrainsurgencia que durante gran parte del siglo XX se ejercieron en América Latina. A decir de Harnecker se estableció una doctrina militar estadounidense contra cualquier guerra subversiva, guerrilla o guerra revolucionaria, su teatro de operación sería Latinoamérica, Asia y África, “fundamentada en el peligro de una conflagración mundial que podría destruir el planeta” (Harnecker, 2012, p. 12). La escuela de las Américas se encargó de enseñar las formas para combatir los movimientos de liberación y “se adiestraba a los oficiales de los ejércitos de América Latina en las más variadas formas de tortura y en técnicas de liquidación de dirigentes populares” (Harnecker, [1999] 2012, p.13). A la par de la estrategia militar se implementó un plan económico para sabotear las economías en peligro de conseguir su autonomía o autogobierno. Se planteó el programa llamado alianza para el progreso, a partir del cual pretendió dar apoyos económicos a los países en vías de desarrollo para evitar cualquier tipo de insurrección.

Ante los intentos de sabotaje, los revolucionarios cubanos efectuaron faenas para no claudicar y resistir frente a una potencia que se consolidaba a nivel internacional con rapidez. Una de las acciones terroristas más significativas que obligaron al gobierno cubano a defender la revolución  fue la que se suscitó el 4 de marzo de 1960, cuando el carguero francés Le Covre que llevaba un lote de armamento, explotó por el sabotaje organizado por la CIA, el resultado fue 400 heridos y más de cien muertos (cubadebate.cu) http://www.cubadebate.cu/?s=explosion+del+carguero+frances. Ese mismo día incendiaron la tienda Sears en Marianao y los campos de cultivo de Aguada de Pasajeros y en Cienfuegos, el resultado fue la pérdida de 500 mil arrobas de caña. http://www.cubadebate.cu/especiales/2004/03/01/cuarenta-y-cinco-marzos-de-terrorismo-contra-cuba/#.Xdr5POgzbIU. Durante el sepelio de las víctimas del carguero francés, Fidel Castro respondió con el mensaje de resistir y luchar “hasta la última gota de sangre, lo que quedó resumido a partir de ese día… en el gripo de ¡Patria o muerte! https://www.ecured.cu/Explosi%C3%B3n_del_vapor_La_Coubre#Discurso_de_Fidel:_.C2.AB.C2.A1Patria_o_muerte.21.C2.BB.

Las estrategias de resistencia se convirtieron en el día a día, todo ello causado por los constantes intentos de sabotaje y agresiones del gobierno estadounidense en complicidad con los grupos oligárquicos que no estaban dispuestos a dejar sus privilegios. En febrero de 1960 el gobierno revolucionario firmó con la Unión Soviética, un acuerdo para intercambiar petróleo crudo por azúcar, sin embargo, las compañías estadounidenses se negaron a refinar el petróleo que los soviéticos habían enviado a Cuba, ante la negativa, el gobierno cubano incautó las refinerías y estableció sus propios criterios comerciales (Cockcroft,2001. p.356).  El gobierno de Estados Unidos decidió cancelar la compra de azúcar, principal producto de exportación de los cubanos, ante ello, se nacionalizaron las principales empresas estadounidenses en la región.

Primera declaración de la Habana

Las acciones estadounidenses continuaron, como en los primeros días del triunfo de la revolución e intentaron llevarla al fracaso, y para ello, retomaron todos los medios disponibles, por lo que lograron el consenso internacional, desde luego, que a través del control que como potencia mantenían sobre los países latinoamericanos, para firmar el acuerdo de San José (1960). El 29 de agosto se reunieron los ministros de relaciones exteriores en Costa Rica y se acordó excluir a Cuba de la OEA, los argumentos esgrimidos se centraron en la supuesta influencia que sobre el país caribeño tenían China y la Unión Soviética, la expulsión se concretó con 14 votos a favor y 6 en contra el 25 de enero de 1962 (Cockcroft,2001. p.356).

Como respuesta a la declaración de San José y como estrategia de resistencia, se proclamó la primera declaración de la Habana. El 2 de septiembre de 1960, en la Plaza, ahora llamada de la Revolución, y ante un millón de personas Fidel Castro presentó lo que sería en adelante la política interna y externa del gobierno revolucionario. En nueve puntos se plantearon los principales postulados, se condenó el acuerdo de San José, las intervenciones “imperialistas” acontecidas en Latinoamérica por más de 100 años y los acuerdos desiguales. Se proyectó el desacuerdo de la aplicación de la doctrina Monroe, y se proclamó “el latinoamericanismo liberador que late en José Martí y en Benito Juárez”. https://www.ecured.cu/Primera_Declaraci%C3%B3n_de_La_Habana. Las acciones fueron contundentes y se buscó no claudicar, mandar un mensaje con respecto a la soberanía del pueblo cubano, no les pasaría igual que en la guerra de independencia contra España, en la que Estados Unidos decidió intervenir, no para apoyar al pueblo cubano, sino para apropiarse del territorio, de los recursos y de la Isla, convirtiendo el lugar en lo que se le llamó el burdel de Estados Unidos. Las acciones llevadas a cabo por Fidel Castro, gozaban de la legitimidad del pueblo, por lo que el enfrentamiento con una de las potencias mundiales fue avalado por la sociedad cubana. Es así como la primera declaración se convirtió en un postulado de principios para otorgar los derechos que no tenían los cubanos y los Latinoamericanos.

La OEA, calificó el apoyo de la Unión Soviética a Cuba como una intervención directa en los asuntos Latinoamericanos y planteó el intervencionismo en la región, ante tales acusaciones, la primera declaración de la Habana lo calificó como un acto de solidaridad para con el pueblo cubano, cada uno de los puntos que estableció la OEA para descalificar a Cuba en la búsqueda de nuevas alternativas de relaciones comerciales fue respondido, se afirmó que no hubo intervención extranjera en el territorio, que la lucha era de los cubanos y que todos los muertos y mártires de la revolución eran producto de las luchas contra imperialismo estadounidense en América, por lo que no se podía responsabilizar ni a la Unión Soviética ni a China de las acciones bélicas como respuesta a los atropellos cometidos contra el pueblo cubano. La declaración retoma los principales problemas latinoamericanos, que, a 61 años del triunfo de la Revolución cubana, siguen vigentes en Latinoamérica. Se rechazan los sistemas de explotación y la carencia en términos reales de los derechos de quienes tienen menos o han sido discriminados, por lo que en la declaración se afirmó el derecho al obrero al trabajo, a la educación, el de los enfermos a la asistencia médica, el de los jóvenes al trabajo, el de las mujeres a la igualdad civil, social y política, el derecho a la vejez segura, el derecho de los artistas para pugnar a través de sus obras por un mundo mejor, el derecho a los negros e indios a la dignidad, el derecho de los pueblos a sus recursos naturales, a ejercer el libre comercio y sobre todo el derecho de las naciones a ejercer su plena soberanía. https://www.ecured.cu/Primera_Declaraci%C3%B3n_de_La_Habana.

La primera declaración abrió paso a nuevas expresiones y manifestaciones en distintos ámbitos de la sociedad, los artistas desarrollaron estrategias para difundir los beneficios de la revolución, o las dificultades a las que se enfrentaban ante las constantes agresiones de los distintos gobiernos estadounidenses, es así como surgió la nueva trova cubana, las clases marginadas tuvieron otras oportunidades que hasta entonces no habían tenido, la participación de las mujeres en todos los ámbitos sociales, políticos y económicos se fue expandiendo, se efectuaron campañas de alfabetización y se logró declarar el territorio libre de analfabetismo en todo América. Desde luego, que no fue fácil y en el camino hubo muchas resistencias y pérdidas humanas, por lo que uno de los actores más importantes en términos de resistencias fue el propio pueblo cubano.

Jorge Turner afirma que la decisión de Cuba para ejercer su autodeterminación fue calificada como una osadía que debía castigarse, y como ya lo señalamos, un escarmiento de quienes intentaran seguir sus pasos, el autor afirma que: “la isla sufrió una monstruosa y tupida agresión multiforme, mucho tiempo en soledad, con hechos como el bloqueo económico y la invasión de Playa Girón, y sin embargo se mantuvo enhiesta y a pie firme”. https://www.jornada.com.mx/2009/01/03/index.php?section=opinion&article=019a1mun.

Playa Girón

Uno de los episodios que marcaron a los cubanos y a los latinoamericanos, desde el triunfo de la revolución y por las acciones realizadas por el nuevo gobierno fue el combate en Palaya Girón pero, sobre todo, con el antecedente de las intervenciones imperialistas en el territorio de América, se esperaba que los Estados Unidos no se quedara de brazos cruzados y que en cualquier momento se pudiera suscitar una intervención para eliminar el gobierno producto de la revolución y colocar un gobierno más a modo a los intereses estadounidenses. El pueblo estaba armado y con la convicción de que había que defender su territorio.

Estados Unidos armó y entrenó a un grupo de contrarrevolucionarios para llevar a cabo la intervención, se intentaba tomar una cabeza de playa para entonces solicitar el apoyo de los estados unidos de manera formal. Se pretendía realizar lo que se llamó “limpieza en las poblaciones conquistadas” (Rodríguez, p.13).  La encomienda era “detener, interrogar, y liquidar físicamente, a discreción, a los principales jefes militares y civiles del gobierno revolucionario” (Rodríguez, p.13). Desde luego que en la mira estaba Fidel, la inteligencia cubana, descubrió el intento de asesinato que días antes de la invasión intentaron realizar contra el líder de la revolución, se introdujeron al país cápsulas de botulina sintética que pretendían colocar en los alimentos para lograr su cometido y en 12 horas se produjera la muerte de Fidel, (Rodríguez, p.12) desde luego, que fracasaron en el intento, como en muchas otras ocasiones intentaron realizar. Se pretendía que la muerte fuera en la víspera de la invasión a la Isla (Rodríguez, p.13). Una de las primeras incursiones estadounidenses se presentó el 15 de abril, cuando los exiliados cubanos en aviones norteamericanos, atacaron la fuerza aérea cubana, el resultado fue la destrucción de hogares cubanos y la muerte de habitantes de los suburbios de la Habana, en un primer momento el gobierno de Kennedy señaló que no eran de su país los aviones, después lo tuvo que reconocer y al día siguiente, en los funerales de las víctimas declara el carácter socialista de la Revolución Cubana (Cockcroft, p. 357).

Las reacciones y apoyo del pueblo cubano a su líder no hicieron retroceder a la CIA y a los exiliados en su intento por intervenir la Isla, por lo que, el 17 de abril de 1961 una brigada arribó por la Ciénega de Zapata, las movilizaciones de la población no se hicieron esperar, se generó una amplia movilización https://www.ecured.cu/Invasi%C3%B3n_por_Playa_Gir%C3%B3n encabezada por Fidel y los comandantes de la revolución, cada uno tomó puestos estratégicos y con el apoyo de la población participación en los combates. Lograron en 60 horas derrotar a los invasores, el 19 de abril en Playa Girón fueron derrotados, el saldo fue de más de 150 combatientes muertos y civiles que fueron asesinados por la aviación mercenaria https://www.ecured.cu/Invasi%C3%B3n_por_Playa_Gir%C3%B3n se capturaron a algunos de los exiliados y fueron intercambiados por leche y medicinas para los niños cubanos, el 19 de abril, es considerado como la primera derrota del imperialismo norteamericano en América.

La segunda declaración de la Habana

Tres años después del triunfo de la Revolución y dos de la primera declaración de la Habana, gran parte de los planteamientos propuestos en la primera se habían cumplido, según se argumenta en la segunda declaración, leída en la Plaza de la Revolución ante el pueblo cubano, el 4 de febrero de 1962, se había erradicado el analfabetismo, cien mil agricultores se habían convertido en dueños de las tierras, se habían creado aulas para que la población infantil estudiara, así lo señaló Fidel en la declaración se han:

transformado los cuarteles en escuelas, concedido sesenta mil becas a estudiantes universitarios, secundarios y tecnológicos … liquidado totalmente el analfabetismo, cuadruplicado los servicios médicos, nacionalizado las empresas monopolistas, suprimido el abusivo sistema que convertía la vivienda en un medio de explotación para el pueblo, eliminado virtualmente el desempleo, suprimido la discriminación por motivo de raza o sexo, barrido el juego, el vicio y la corrupción administrativa, armado al pueblo, hecho realidad viva el disfrute de los derechos humanos al librar al hombre y a la mujer de la explotación, la incultura y la desigualdad social, que se ha liberado de todo tutelaje extranjero, adquirido plena soberanía y  establecido las bases para el desarrollo de su economía a fin de no ser más país mono productor y exportador de materias primas, EN SU DISCURSO REPROCHA QUE  es expulsada de la Organización de Estados Americanos por gobiernos que no han logrado para sus pueblos ni una sola de estas reivindicaciones. (http://www.cuba.cu/gobierno/discursos/1962/esp/f040262e.html.

 

 

La segunda declaración de la Habana tiene como contexto las constantes agresiones contra Cuba, la expulsión de la OEA y la ruptura de relaciones diplomáticas de los países latinoamericanos con Cuba, a causa de las presiones ejercidas por Estados Unidos y por la OEA, el único país que mantuvo relaciones diplomáticas fue México. Ante tal panorama la segunda declaración planteaba el apoyo a los pueblos latinoamericanos en los procesos de emancipación, ante los embates del imperio, el gobierno y pueblo cubano optaron por el apoyo a los pueblos en la búsqueda de la emancipación y la lucha contra el sometimiento estadounidense. De igual manera Fidel denunció los ataques que durante 3 años se habían perpetrado contra el recién instalado gobierno, mencionó:

Cuba ha vivido tres años de Revolución bajo incesante hostigamiento de intervención yanqui en nuestros asuntos internos. Aviones piratas procedentes de Estados Unidos lanzando materias inflamables han quemado millones de arrobas de caña; actos de sabotaje internacional perpetrados

por agentes yanquis, ha costado decenas de vidas cubanas; miles de armas norteamericanas de todos tipos han sido lanzadas en paracaídas por los servicios militares de Estados Unidos sobre nuestro territorio para promover la subversión; cientos de toneladas de materiales explosivos y máquinas infernales han sido desembarcados subrepticiamente en nuestras costas por lanchas norteamericanas para promover el sabotaje y el terrorismo; un obrero cubano fue torturado en la Base Naval de Guantánamo y privado de la vida sin proceso previo ni explicación posterior alguna; nuestra cuota azucarera fue suprimida abruptamente y proclamado el embargo de piezas y materias primas para fábricas y maquinaria de construcción norteamericana para arruinar nuestra economía; http://www.cuba.cu/gobierno/discursos/1962/esp/f040262e.html

 

Después de la declaración de la Habana entró en vigor formalmente el bloqueo total contra Cuba, aunque ya desde 1959, ese país venía aplicando políticas de bloqueo contra Cuba, dirigidas esencialmente a socavar puntos vitales de la defensa y la economía. Pero siendo infructuoso el bloqueo parcial para doblegar al pueblo de Cuba, el entonces Presidente de los Estados Unidos, John F. Kennedy, cumpliendo el mandato que le había encomendado el Congreso de los Estados Unidos, mediante la Sección 620a de la Ley de Ayuda Extranjera, de septiembre de 1961, declara el bloqueo total contra Cuba a partir de las 12.01 AM del 7 de febrero de 1962.cubanas, tales como la supresión de la cuota azucarera https://www.ecured.cu/Bloqueo_econ%C3%B3mico_de_Estados_Unidos_contra_Cuba#G.C3.A9nesis

A 61 años del triunfo de la Revolución cubana se puede observar que los problemas que dieron origen al levantamiento prevalecen en América Latina, pero no en Cuba, los avances en materia de salud, educación, cultura, deportes, etc, han rendido sus frutos, sobre todo, no han abandonado a Latinoamérica en ningún momento, a pesar de que la mayor parte de los países intentaron aislarlo por mandato de Estados Unidos. En la actualidad a 61 años del triunfo de la Revolución  y su gobierno revolucionario ha emprendido durante los años de gobierno acciones que han planteado la posibilidad de renovarse, pero sin traicionar las promesas de equidad e igualdad, pero hay algo que tampoco ha cambiado y son las constantes intervenciones del gobierno estadounidense quien se sigue proclamando como el poseedor de la democracia y la verdad no solo en América Latina sino en el mundo, el gobierno imperialista ha volteado su mirada a territorio asiático al oriente y ha seguido implementando acciones para eliminar a los gobiernos que no responden a sus intereses y que no se comportan de manera sumisa ante sus intereses.

Ángel Guerra Cabrera, “afirma que la adopción de una táctica y una estrategia capaces de vencer esos obstáculos debió mucho al genio político y militar de Fidel, aunque también otros de sus cercanos colaboradores destacaban por su talento, además de su sensibilidad social, fibra moral, y entrega total a la lucha. Destacadamente Abel Santamaría, su segundo al mando” https://www.jornada.com.mx/2013/07/25/opinion/025a1mun.  La creatividad fue un elemento que prevaleció en el proceso revolucionario, reinventarse cada día y responder a las complicaciones, fue y ha sido una tarea difícil para los cubanos y el mérito de la resistencia ha sido en gran medida del pueblo cubano, del que habrá que aprender acerca de las resistencias y el compromiso revolucionario, sin olvidar desde luego el liderazgo del comandante en jefe Fidel Castro Ruz.