Claro que no deja de afectar, como quedarte callado ante la inseguridad, como hacerlo cuando ya son vecinos, conocidos, amigos y familiares los desaparecidos y claro que la empatía con las familias de las personas encontradas asesinadas duele, como duele el que sigue sin regresar a su casa con los suyos y que tal vez nunca lo haga; pero cuando la resignación no llega, la desesperación debe de ser frustrante.

Como no ligarlo con los políticos, como no ponerle color de partido. Como no hacerlo si ellos ya lo hicieron. El haber tomado como lema de campaña la inseguridad será una de las promesas que ojalá puedan resolver, pero a lo inmediato se ve difícil.

 

Una semana tardo la respuesta del fiscal del estado en llegar a Lagos con el tema del asesinato funcionario público de primer nivel, después llego el ejército, los federales, la marina y con todo eso la situación no ha disminuido, más bien hasta se podría decir que hasta ha crecido.

La mayoría de los laguenses solo tenemos un bando, queremos tranquilidad, hasta los que podrían llamarse malos, seguro están pidiendo que ya pare esta masacre. Dirían los juristas que corresponde al estado dar esa tranquilidad, dirán los moralistas que es culpa de los padres de familia y de una mala educación y dirán los asesores de comunicación del actual gobierno que es guerra sucia (así de pendejos son)

 

Tecutli Jose Guadalupe Gómez Villalobos suspendió unos días de campaña electoral por que se había presentado un atentado violento en la ciudad. El y su equipo hizo público el suceso y claro que pedían garantías para salir a la calle.

 

Espero que alguien pueda decirme entonces cual es el discurso actual, y ¿cuales son las garantías que nos estará dando el gobierno a los ciudadanos para poder salir a la calle? con esa tranquilidad que por cierto también dijo en campaña que regresaría a Lagos.

La incógnita para los que trabajamos en la comunicación es como escribir estas notas, ¿solo sacar el suceso? ¿hacer editorial? ¿decir que es culpa del partido y sus militantes? La verdad no lo sé, solo sé que vivimos la incertidumbre de ver a quien le toca, dice unos que son entre malandros, otros dicen que son entre funcionarios de tal o cual dependencia, que son de familias, de grupos, de vicios, de fobias, de filias. La verdad es que lo que realmente queremos es ya no escribir del tema, regresar a las notas comunes y no buscar en las noticias locales ¿a ver a quien le toco hoy?, de escurrir sangre de las notas y usar nuestro morbo para vernos muertos de mil formas violentas mientras alimentamos nuestro miedo y paranoia.

Respuesta a la autoridad ya no la pedimos, sabemos que al menos a los medios críticos no nos la dará.  Ellos viven en su mundo de impuestos y sueldos altos, y una guerra frontal contra los motociclistas, mas allá de eso la sociedad no ve nada nuevo.

El otro día escuche a una persona decir con mucha sinceridad   al exalcalde Alberto el Güero Márquez,  “lo extrañamos en presidencia señor, estábamos mejor con usted”. Mi primera reacción fue de asombro y ahora es de duda. ¿ella tendrá razón? ¿estábamos mejor antes?

P.D. tengo testigo de lo que le dijeron al Güero Márquez

P.D. 2 la estrategia de comunicación para esta situación de violencia es bloquear a algunos medios con la intención de que no se cuestione al presidente.

P.D. 3. Como hablar de posibles cosas buenas, si no conocemos sus actividades y nos censuran de ruedas de prensa y eventos

P.D. 4. La buena noticia es que ya esta cerca la Semana Santa y servirá para la reflexión