Este 2021, el Galardón Carlos Terrés es un reconocimiento a la lucha por la vida misma, al ser otorgado a la Asociación Civil Salvemos Temaca. De entre siete candidaturas recibidas, el jurado falló por unanimidad sobre la decisión de este reconocimiento que será entregado en el marco de la próxima Feria de las Humanidades y las Ciencias sociales, que abordará las temáticas de resiliencia, equidad y sustentabilidad. Esta es la primera ocasión que el galardón se otorga a una asociación, lo que se torna muy significativo en el contexto actual de la pandemia, al ser ejemplo de resiliencia comunitaria –como destacó el jurado en su deliberación–, a través de la defensa de los pueblos originarios, del respeto a sus tradiciones, a su identidad, y del reconocimiento de la importancia de la ecología, de la sustentabilidad y del agua como un derecho para todos los humanos.
Salvemos Temaca A. C. tiene sus orígenes entre 2006 y 2007, cuando las comunidades de Temacapulín, Acasico y Palmarejo conformaron un comité de resistencia ante el proyecto de la Presa El Zapotillo, que al ser realizado inundaría dichas poblaciones e impactaría en la disponibilidad del agua para toda la región de los Altos de Jalisco. La resistencia fue fortalecida con el apoyo de vecinos, instituciones y organizaciones no gubernamentales. En 2008, tras la realización de un encuentro nacional de afectados por las presas, y gracias al acompañamiento del IMDEC (Instituto Mexicano para el Desarrollo Comunitario, A.C) y del COA (Colectivo de Abogados), se estableció la asociación civil como una figura jurídica y de proyectos comunitarios. A la fecha ambos entes, comité y asociación civil, coexisten y realizan sus respectivas funciones (el comité como una figura social y política).
En la dirección de esta asociación se encuentra Gabriel Espinoza; Beatriz Espinoza Íñiguez es la presidenta; Alfonso Íñiguez Pérez, secretario; Javier Jiménez Pérez, tesorero; Luis Villegas Pérez, en el comité de vigilancia de Acasico, junto con más integrantes y vocales que participan en foros y conversatorios sobre el agua, y que impulsan iniciativas comunitarias para respaldar la producción de tortillas artesanales, cerveza, salsas y chiles, elaborados con lo que la gente de las comunidades cosecha; además de incentivar festividades, de suerte que realizan periódicamente eventos como la Feria del Chile de Árbol, la Carrera de los Remedios, la Semana Cultural Alfredo R. Plascencia, y también campañas como Volvamos a la Raíz.
Después de ser notificado sobre este reconocimiento, el director de Salvemos Temaca A.C., brindó una entrevista en la que compartió algunas de las cuestiones más significativas de esta resistencia:
“Hemos trabajado desde el punto de vista jurídico, también acciones sociales directas como plantones, bloqueos, campamentos, marchas, foros, conversatorios (…) pues hemos trabajado ahora sí que por distintos frentes, y también está el tema comunitario de la siembra de la tierra, de mejorar los empleos, evitar la migración, que los migrantes de Temaca apoyen a la comunidad, o sea: son muchísimos frentes: culturales, religiosos, espirituales, económicos, de distintos proyectos que se han impulsado y nos sentimos muy contentos también de que ahora se nos esté tomando en cuenta para recibir este reconocimiento por parte del Centro Universitario de Lagos de Moreno”.
Sobre la importancia de la labor en comunidad, no sólo entre los que conforman la asociación civil, sino también con otras asociaciones de otros lugares, Gabriel Espinoza afirma:
“Afortunadamente ha habido una serie de alianzas tanto a nivel local, con las comunidades alteñas, con Guadalajara, Lagos de Moreno, especialmente, con el mismo León Guanajuato, ha habido [la posibilidad de] hacer este equipo, concientización y sobre todo a nivel nacional a través del MAPDER (Movimiento Mexicano de Afectados por las Presas y en Defensa de los Ríos) y a nivel internacional, con ríos internacionales y una serie de colectivos de distintos países en donde se ha logrado una trascendencia, nos parece fundamental esta trascendencia porque nos ha hecho conocer que hay muchas coincidencias en todo el mundo en donde se buscan las mismas soluciones, distintos pueblos, distintos seres humanos, distintas poblaciones, en distintos países, distintas problemáticas como es agua, el tema de la minería, el tema de la eólica, el tema de la energía, todo se junta ante un factor que es la vida…”.
Finalizó nuestra entrevista aludiendo al reconocimiento que recibirán próximamente:
“Quisiera agradecer la oportunidad que nos dan a la asociación civil y al comité Salvemos Temaca, Acasico y Palmarejo de estar presentes en estos reconocimientos, y decirles que también desde nuestra perspectiva vamos a ir a donde se necesite”.