Considera que la literatura, la poesía y la riqueza del lenguaje contribuyen a entender mejor el mundo, lo que permite alimentar el humanismo y combatir la violencia en la sociedad.

 

Como parte de la Cátedra Sergio Pitol, se llevó a cabo en el Centro Universitario de los Lagos, de la Universidad de Guadalajara, la Conferencia Magistral “¿Para qué la literatura en tiempos de penurias?”, impartida por el reconocido poeta y luchador social mexicano, Javier Sicilia, donde abordó temas relacionados con la literatura, la poesía, el humanismo, la conciencia social y la violencia que aqueja a nuestro país.

Con una nutrida asistencia, el poeta mexicano Javier Sicilia, destacó la idea de la existencia a través del lenguaje; en una profunda reflexión sobre la palabra y la atribución que ésta tiene para dar significada a las cosas, llevo al auditorio a repensar sobre la forma en que entendemos el mundo en la actualidad.

Cómo es que a través de la escasez de vocabulario y la “falta de respeto al lenguaje” se han truncado los canales de comunicación entre los distintos componentes de la sociedad, cómo es que se ha perdido el sentido de comunidad y la forma en que eso ha llevado a una falta de identidad y, por lo tanto, de conciencia social, provocando que exista una ruptura social de la que se aprovechan los entes individualistas para lograr sus fines a través de las mentes corrompidas de las personas.

Desde el punto de vista del poeta mexicano, la profundidad humana no puede ser comprendida si no se le nombra, si no se le da un significado y por lo tanto un valor, convirtiendo al ser humano y a la palabra en una mercancía, en un producto que puede ser comprado y, lamentablemente, también desechado.

A través de remembrar algunas historias de la literatura universal y retomar algunos pasajes de su experiencia personal, invito a los jóvenes a mantener el interés en la palabra, en la riqueza del lenguaje, en la poesía, y no solo eso, sino a compartir el sentido de la palabra con su comunidad. Desde su punto de vista, ese es un paso para lograr la unidad entre una sociedad, y así mantenerla unida ante los embates que surgen de los entes violentos.

Subrayó a la pérdida de identidad y de pertenencia a una comunidad como una de las causas de que hoy en día muchos jóvenes prefieran unirse a las filas del crimen organizado, y de qué muchas personas se hayan hecho tanto insensibles a los hechos violentos como temerosos a los entes que producen la violencia.

Afirmó la idea de guardar silencio como una forma de resinificar el mundo y aprender a escuchar a nuestro entorno… “Cuando uno mira esos grados de violencia, de horror, de mentira, de malversación, porque un poeta vive del lenguaje de su mundo, y aunque trate como seda de purificar ese lenguaje, […] y no poder refutar, entonces yo creo que lo mejor que puede hacer el escritor es el silencio, el silencio a veces habla más fuerte que la palabra.”

“En esta sociedad nos da miedo el silencio, queremos que haya ruido, todos hablamos, en el Internet, en el Whatsapp, en el Facebook, todos hablamos, nadie escuchamos. Para la televisión, para muchos noticieros, la oferta de palabra se ha vuelto inmensa y esa palabra se ha vuelto mito, no hay silencio para captar, pero el silencio es el adverso del sonido, pero el sentido de la palabra está compuesto del silencio y el sonido; […] Si no hubiera silencio, todo sería ruido, yo creo que necesitamos guardar silencio para escuchar, para guardar memoria de lo humano, que nos tiene que interpelar, y si no somos capaces de eso, lo que se va a establecer para siempre en este mundo va a ser el caos. Nos vamos a acostumbrar a esto o nos estamos acostumbrando, si no recuperamos el significado de las palabras y aprendemos a escuchar, no vamos a salir a pelear por recuperar el sentido de las cosas; ir a pelear porque alguien se llevó a una muchacha, porque alguien violó, porque alguien desapareció, pero sí la palabra es solo un divertimento, nunca lo vamos a hacer acto.”

Y concluyo su conferencia invitando a todos a la acción, mencionando que una vez recuperado el sentido de la palabra, eso llevará a la acción, porque el acto y la palabra son uno mismo.

“Si la palabra no se encarna, no hay palabra, no hay sentido, si no somos capaces de defender el sentido de la palabra, que es el sentido de lo humano, encarnarla en los actos, poder pelear, discutir y enfrentar la violencia, entonces la palabra no tiene sentido, sería este un mundo de objetos sin significado profundo, sin trascendencia, la palabra sin acto, no es completa, es una palabra trunca, es una palabra vacía”, finalizó Javier Sicilia en su visita a Lagos de Moreno.

 

Consultar video completo de la Conferencia en