¡Estamos aquí para decirte que la comida rápida para diabéticos puede ser realmente buena! Todos sabemos que la «comida rápida» es generalmente conocida por su alto contenido en grasa, sodio y azúcar, está frita o carece de cualquier tipo de valor nutricional. Eso significa que tiene mucho sabor, muchos carbohidratos y es poco saludable. Sin embargo, la nutrición y la ciencia médica han demostrado que varios grupos de alimentos son seguros y saludables para que los diabéticos los consuman, incluso siendo comida rápida.

Así que todo lo que necesitas es un poco de información sobre qué opciones de comida rápida son saludables para ti y cuáles están destinadas a producirte un pico de azúcar en sangre.

La vitamina D es una molécula orgánica liposoluble vital que te ayuda a mantener la salud ósea y la inmunidad. ¡SÍ, es esencial! Pero según un informe del European Journal of Endocrinology, las personas diagnosticadas con diabetes tipo 2 registraron un aumento significativo de la sensibilidad periférica a la insulina y de la función de las células ß debido a la administración de suplementos de vitamina D durante seis meses. Sugiriendo que también puede ralentizar el deterioro metabólico.

El estudio constaba de 96 pacientes aleatorios. El ensayo, doble ciego controlado con placebo, incluía la administración a los pacientes de 5.000 unidades internacionales (UI) diarias durante seis meses. Hay muchos otros estudios sobre vitaminas para diabéticos realizados por expertos. Muchos de ellos ponen de manifiesto una verdadera relación entre la diabetes y la vitamina D.

Entonces, comencemos por explicar porqué la vitamina D es esencial para nuestra salud y la relación entre la vitamina D y la diabetes tipo 2.

¿Cómo contribuye la vitamina D con nuestra salud?

La vitamina D es crucial para tener huesos, articulaciones y dientes saludables. Además de eso, también ayuda a reforzar el sistema inmune. Según Erin Palinski, autora del libro The 2-day diabetes diet, ayuda en la absorción del calcio para promover la salud ósea. Algunos estudios adicionales también sugieren que la vitamina D puede desempeñar un papel importante en la prevención de trastornos como la diabetes.

El estudio publicado en el American Journal of Clinical Nutrition sugiere que esta vitamina solar también puede ayudar a reducir los niveles de colesterol. Ten en cuenta que las personas con diabetes tipo 2 son más propensas a sufrir enfermedades cardíacas. Las personas con diabetes poseen 2 veces más probabilidades de morir de una enfermedad cardíaca que las personas sin diabetes…

Factores responsables de la deficiencia de vitamina D

Como todos saben, la ingesta de vitamina D es muy importante para una salud equilibrada. Esto significa que debes consumirla regularmente. Una de las principales fuentes de vitamina D es la exposición directa a la luz solar.

Aunque es bastante difícil satisfacer tus necesidades de vitamina D de este modo, los expertos la recomiendan.

Según el National Institutes of Health (NIH), deberías tomar sol durante el horario máximo de luz, normalmente de 11 a 16 horas. Además, también es recomendable sentarse bajo el sol durante casi media hora dos veces por semana.

¿Qué pasa si no puedes obtener suficiente luz solar debido a que pasas la mayor parte del tiempo en actividades de interior? Las personas pueden obtener vitamina D de la luz solar incluso cuando sus cuerpos están cubiertos con ropa y protector solar. Afirma que solo es necesario prolongar la exposición al aire libre.

Un informe presentado por la Harvard T.H. Chan School of Public Health demuestra que las personas que poseen piel más oscura absorben menos cantidad de vitamina D de la luz solar porque su color de piel los protege de forma natural. Además, las personas obesas y con sobrepeso también corren un mayor riesgo de padecer una deficiencia de vitamina D, lo que conduce a la diabetes.

Alimentos aptos para diabéticos: fuente de alto consumo de vitamina D

Si no logras obtener suficiente vitamina D de la luz solar, debes buscarla en los alimentos. Algunas de las principales fuentes de vitamina D procedentes de los alimentos son los huevos, el queso, las setas, una dieta fortificada (yogur, leche, pan, cereales y zumo de naranja) y pescados grasos (arenque, salmón y atún).

Cuando el nivel de vitamina D en el cuerpo baja drásticamente, los médicos suelen recomendar suplementos. Lo mejor sería que nunca tomes ningún suplemento de vitamina D por tu cuenta. Si sientes mareos, dolor, debilidad y otros síntomas de deficiencia de vitamina D, consulta a tu médico inmediatamente.

Es muy importante recibir asistencia médica, ya que el nivel de ingesta de suplementos depende de la cantidad de vitamina D que tengas el organismo. Además, visita a un nutricionista registrado para obtener un plan de dieta saludable para la diabetes con comidas ricas en vitamina D.