Presentación del libro de Francisco Gerardo González Alonso, “La Federación de Estudiantes de Guadalajara y la Revolución Sandinista (1985-1986)”

Gerardo González “El Super”

Por Dr. Hugo Torres Salazar

Gerardo llegó a la Facultad de Filosofía y Letras teniendo ya una carrera de Arquitecto, y muchos años de vida. Era un alumno que se destacaba por su discurso y sus actitudes. Por ellas se le catalogaba como político de izquierda, contestatario, rojillo, que lo describían como un alumno diferente. Hoy puedo reconocer que tenía razón de ser así, traía una licenciatura en arquitectura, había sido presidente de dicha escuela y vivió como internacionalista la experiencia que narra en este libro en Nicaragua. Pues esto le daba para ser como se presentaba, como participaba, como hablaba y como actuaba. Cabal e íntegro.

El gusto de conocerlo, tenerlo como alumno y hoy inaugurar una de sus facetas en las que se formó en la Facultad, historiador.

Uno de los objetivos que tiene el que presenta libros, es decir todo y no decir todo, pero si invitar a todos los presentes a que compren el libro y lo lean, y esto debe surgir del interés y motivación que le demos en su presentación. De modo que si lo logro, éxito asegurado, pero si no, les aseguro que sí vale la pena leerlo.

Es un referente en la historia del organismo estudiantil denominado Federación de Estudiantes de Guadalajara, la FEG, en la vida política practicada por esta organización, conocer sus líderes y su plan de trabajo, las relaciones entre esta organización y las esferas políticas del Estado, del país y hacia América Latina, y en lo particular; conocer al autor en su participación como internacionalista durante la reconstrucción del pueblo de Nicaragua.

Para desarrollar estos temas Gerardo, organizó la estructura del libro en cinco capítulos, en cada uno desarrolla con una narrativa fluida y clara los temas que le dan el título a cada uno de ellos: 1.- “Nicaragua, ubicación geográfica y breve reseña histórica”. Aquí ya deja ver su formación como historiador ya que no se puede desarrollar un tema si no hay un contexto que lo valide en el tiempo y en el espacio. En este capítulo destacan dos personajes ya que al hablar de Nicaragua es imprescindible conocer la poesía de Félix Rubén García Sarmiento, -Rubén Darío- “ya que la revolución sandinista triunfó ataviada de poesía”, y “hablar de Sandino, es entrar a la dimensión de un hombre cabal, incorruptible y símbolo antiimperialista”. Estos personajes de  Nicaragua se agigantan ante la embestida de dos fuerzas contrarrevolucionarias, el gobierno somocista y el imperialismo norteamericano, que al no sucumbir ante estos poderes, uno nacional y el otro extranjero, se yerguen como héroes nacionales y del mundo.

El capítulo dos, se titula, “Surgimiento del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) y triunfo de la revolución armada”.

El capítulo tres lo nombra, “Internacionalistas en Nicaragua”. Aquí en su narrativa casi confidencial y personal, nos describe a través de testimonios y experiencias de vida, las reflexiones que surgieron en su viaje a Nicaragua, esto lo hace a través de reflexiones, vivencias, y aprendizajes. Para una mayor comprensión del lector así como proporcionarle información científica, presenta la definición de los que es el internacionalismo; cita a Perry Anderson; “…´{es} toda perspectiva o práctica que tiende a trascender la nación en dirección hacia una comunidad más amplia” agrega que este movimiento fue característica de la izquierda.

El capítulo cuatro se titula, “Un laguense en Nicaragua. Mi apoyo como internacionalista”. Aquí el autor se descubre en su origen, sus estudios, sus aspiraciones, su vida familiar, su actuación en la política hasta llegar a su estancia en Nicaragua. En un lenguaje coloquial, confidencial y una narrativa amena e interesante nos narra su trayectoria escolar en la escuela de Arquitectura, su participación política en la FEG y con sus presidentes, hasta la invitación para ir a Nicaragua. Nos ofrece relatos personales, confidenciales y muy detallados sobre la política fegista, de sus actores principales, me refiero a los presidentes de la FEG; Horacio García Pérez, Gilberto Parra Rodríguez, Tonatiuh Bravo Padilla, Oliverio Ramos Ramos…

Para el capítulo cinco, dejó “Las notas periodistas y el contexto que vivimos los internacionalistas en Nicaragua”. Lo que escribe Gerardo en este capítulo son las experiencias en Nicaragua con los líderes del movimiento de reconstrucción después de la revolución sandinista. Hace relatos de sus encuentros, de su correspondencia y de los programas populares que se implementaron después del triunfo de la revolución.

No puedo dejar de señalar que esta presentación es en el Auditorio Carlos Ramírez Ladewig, el ingeniero que participó en la FEG y la dirigió ideológicamente hasta su fin, al aparecer otra organización estudiantil, la FEU. El ingeniero Ladewig, hijo de un gobernador revolucionario como fue don Margarito Ramírez, tuvo conocimiento y relación personal con dirigentes del sandinismo, se le documenta en 1978. “una cita muy discreta con un emisario del sandinismo al que le donó recursos económicos de su propio peculio”.

Este libro es el resultado de la transformación que vivió el autor, a Nicaragua fue El Súper, un estudiante con ideología de izquierda, revolucionario por sus lecturas e ideas, y comprometido con los movimientos sociales de liberación. Ahora con la publicación se presenta el historiador, escribe, informa, interpreta y reconstruye un período de la vida de Guadalajara a través de una organización política estudiantil, la Federación de Estudiantes de Guadalajara. (FEG).

En esta historia Gerardo, comparte una experiencia de vida, con una escritura personal, pero también da voz a muchos universitarios que participaron en las luchas de liberación de países centroamericanos, en este caso de Nicaragua.

El libro además cumple cabalmente con lo que Lucien Febvre le da a las obras históricas, “suplir el silencio de los textos y los estragos del olvido”.

Hubiera quedado incompleto el libro y para mí ocasionaría una gran desilusión si Gerardo no desarrollara un tema sustancial en estos momentos, decir y definir lo que se calla, ¿Daniel Ortega traicionó el sandinismo?