Por: Sergio Hernández Márquez (@sergio2hm) y Paloma López

Guadalajara, Jalisco, 4 de octubre de 2015.- “ El tabaco hace mas daño y no es ilegal”. La chica que daba este argumento apenas tiene 19 años, pero fue con otras dos amigas al camellón de Chapultepec, de 19 y 21 años, a fumar marihuana en público, como un acto de protesta para exigir su legalización.

A las 4:20 de la tarde un centenar de jóvenes, y otros no tanto, se dieron cita para hacer visible una práctica social extendida, que hoy se criminaliza por el estado mexicano con el pretexto de combatir el narcotráfico, aunque exista tolerancia en la Ley General de Salud.

Manifestación a favor de la legalización de la marihuana en Avenida Chapultepec. Foto: Paloma López

Manifestación a favor de la legalización de la marihuana en Avenida Chapultepec. Foto: Paloma López

Facebook fue el canal mediante el cual se difundió el evento, alcanzando 2656 personas que presionaron el botón “Asistiré”, pero que a final de cuentas sólo significó un apoyo virtual y no real.

La Ley General de Salud permite la portación de 5 gramos de marihuana, y uno de los consejos para las personas que iban a asistir era no llevar más de esa cantidad.

“Personalmente, la asociación de estudiantes por una política sensata hacia las drogas busca abrir de nuevo el diálogo sobre las drogas para crear nuevas políticas que puedan evitar lo que se ha venido dando desde varios años, más de 100 mil muertos (por la guerra contra el narcotráfico), cientos de desaparecidos y una economía que se está desmoronando a pedazos”, comentó Gustavo Monraz, uno de los asistentes a la protesta.

“Hay que revisar la literatura científica y valorar realmente cuales son los riesgos a la salud que tienen estas sustancias y cuales son los riesgos que traen a nuestra sociedad una política prohibicionista y de terror”.

Fumadores en Avenida Chapultepec. Foto: Paloma López

Fumadores en Avenida Chapultepec. Foto: Paloma López

Elementos de la Policía de Guadalajara, y de la Policía estatal que rondaban la zona, se mostraron tolerantes frente a esta singular protesta, en la que no hubo actos intimidatorios, ni ofensivos por alguna de las partes.

Otro chico de 22 años que fumaba durante este evento en la vía pública, hablaba de la necesidad de legalizar, a nivel local, el consumo de marihuana.

“Que se regularice para fines médicos y para fines recreacionales, que se empiecen a derrumbar los prejuicios y paradigmas negativos que tiene la banda porque la desinformación está a todo lo que va… La guerra contra el narco ha dejado más muertos que en Irak”.

Fumadores de marihuana en Avenida Chapultepec. Foto: Paloma López

Fumadores de marihuana en Avenida Chapultepec. Foto: Paloma López

En América Latina, Uruguay es el país que ya ha legalizado el cultivo, comercialización y consumo de la marihuana, desde diciembre de 2013.

Pulsa aquí para conocer el reglamento de la ley sobre marihuana en Uruguay.

En México, la La Ley General de Salud posibilita la portación de una cantidad mínima de estupefacientes sin que sea castigado por ley, al considerarse como de consumo personal:

Tabla de Orientación de Dosis Máximas de Consumo Personal e Inmediato, que se incluye en la Ley General de Salud

Tabla de Orientación de Dosis Máximas de Consumo Personal e Inmediato, que se incluye en la Ley General de Salud

Artículo 478
El Ministerio Público no ejercerá acción penal por el delito previsto en el artículo anterior, en contra de quien sea farmacodependiente o consumidor y posea alguno de los narcóticos señalados en la tabla, en igual o inferior cantidad a la prevista en la misma, para su estricto consumo personal y fuera de los lugares señalados en la fracción II del artículo 475 de esta Ley. La autoridad ministerial informará al consumidor la ubicación de las instituciones o centros para el tratamiento médico o de orientación para la prevención de la farmacodependencia.

El Ministerio Público hará reporte del no ejercicio de la acción penal a la autoridad sanitaria de la entidad federativa donde se adopte la resolución con el propósito de que ésta promueva la correspondiente orientación médica o de prevención. La información recibida por la autoridad sanitaria no deberá hacerse pública pero podrá usarse, sin señalar identidades, para fines estadísticos.