Regreso el calostro con medida de jocoque, y este par de insensatos acudieron a su terapia semanal para comerse a los políticos de una manera poco ortodoxa, pero con ganas de informar y divertir a sus 8 radioescuchas.

 

Toma asiento y no te aburras por que la pusieron larga (la grabación)

Escúchelo bajo su propia responsabilidad, no respondemos chipote con sangre.