México y Brasil se unen en la defensa de las bebidas con Denominación de Origen e Indicación Geográfica

Tras la elaboración del Plan de Acción Mundial de Alcohol (GAAP – por sus siglas en inglés) de la Organización Mundial de la Salud (OMS), mismo que pretende impulsar la implementación de la Estrategia Mundial para Reducir el uso nocivo del alcohol para el año 2030; la Industria Tequilera en México, una de las industrias de mayor arraigo y tradición, refrenda su compromiso por impulsar y colaborar con los diversos actores involucrados para la implementación de todas aquellas estrategias que promuevan el consumo responsable de bebidas espirituosas, indicó el Lic. Luis Fernando Félix, Presidente de la Cámara Nacional de la Industria Tequilera.

“El plan de acción 2022-2030 para la aplicación eficaz de la estrategia mundial para reducir el uso nocivo de alcohol será puesto a consideración en el marco de la Asamblea Mundial de la Salud a realizarse entre el 22 y el 28 de mayo próximos, y ante ello consideramos importante reiterar que el sector tequilero de México es un actor dinámico y preponderante en la implementación de acciones concretas para la prevención del uso nocivo del alcohol, mediante la aportación de su experiencia, recursos y estrategias, que desde el origen de esta organización, hace ya más de 60 años hemos impulsado, con el objetivo siempre de exhortar a los consumidores a degustar sus bebidas en términos de calidad y moderación”.

Dio a conocer que actualmente existe una propuesta que plantea como una forma de disminuir el uso nocivo del alcohol, que las empresas deberían reducir la graduación alcohólica de las bebidas; propuesta que pondría en riesgo a toda la cadena productiva de bebidas típicas tradicionales con Denominación de Origen como es el caso del Tequila, Cachaza, Pisco, entre otros.

“Debemos tener en consideración que aceptar la inclusión de bebidas sin alcohol o con bajo contenido del mismo, afectaría de una manera arbitraria a las bebidas producidas bajo una Denominación de Origen, que además de proveer de una invaluable importancia histórica, dar identidad y seguir con tradiciones de sociedades enteras, establecen los procesos de producción a seguir, materias primas y la graduación alcohólica de la bebida; brindando así garantía de calidad para quien lo consume”.

De promoverse bebidas de baja graduación, como una solución para inhibir el consumo de alcohol se produciría un grave daño a la Denominación de Origen Tequila (DOT), toda vez que es muy concreta respecto a mínimos y máximos de contenido de alcohol, siendo que esa regulación ha sido promulgada por el propio Estado Mexicano; tenedor y principal defensor de la DOT.

Como industria tequilera, apoyamos la iniciativa de la Organización Mundial de la Salud de la lucha contra el consumo nocivo de bebidas alcohólicas y por ello hacemos un llamado para reflexionar en conjunto; sabemos que, mediante diversas aportaciones de los operadores económicos, se pueden fijar metas realistas e implementar acciones con conocimiento de causa que desincentiven eficazmente el uso nocivo de bebidas alcohólicas.

El presidente de la CNIT, Lic. Luis Félix Fernández dio a conocer que, ante esta situación, la Cámara Nacional de la Industria Tequilera y el Instituto Brasileiro da Cachaça (IBRAC) se ha unido para presentar este manifiesto (adjunto). La sugerencia de que la simple reducción de la graduación alcohólica de las bebidas ayudará a reducir el consumo nocivo ignora la premisa de que el consumo moderado debe estar determinado, fundamentalmente, por la cantidad absoluta de alcohol consumido, y no por el tipo de bebida. Al fin y al cabo, alcohol es alcohol.

“Cuando se sirven de manera adecuada, todas las bebidas tienen aproximadamente la misma cantidad absoluta de alcohol. Por ejemplo, esta cantidad se reduce cuando se utiliza en la preparación de cócteles. De este modo, cualquier política de moderación debe considerar el principio de equivalencia (trago estándar)”.

Como industria Tequilera continuaremos trabajando en el desarrollo e implementación de aquellas estrategias que promuevan el consumo responsable de bebidas espirituosas, de manera particular la que nos representa como mexicanos a nivel mundial.