Como resultado del trabajo ministerial en el que personal de la Unidad Especializada en Combate al Secuestro de la Fiscalía Estatal (U.E.C.S. JALISCO) aportó ante un Juez de Control y Enjuiciamiento pruebas contundentes contra dos sujetos, se logró que se les dictara sentencia condenatoria de 50 años en prisión por el secuestro de un hombre ocurrido en el 2016.

Además de la pena corporal, el impartidor de justicia también condenó a Jesús Alejandro L., y Zeus Issur O. al pago de la reparación del daño equivalente a 31 mil 638 pesos así como una multa por 292 mil 260 pesos.

El secuestro ocurrió el 7 de septiembre del 2016 cuando la víctima conducía su camioneta pick up por la brecha rancho Los Barbechos en el kilómetro 12+500 en la carretera de Degollado a Atotonilco El Alto.

En el lugar la víctima fue interceptada por varios sujetos que portaban armas de fuego privándolo de la libertad y llevándolo al lugar del cautiverio en un motel ubicado en el municipio de San Pedro Tlaquepaque.

Posteriormente familiares comenzaron a recibir llamadas exigiendo una fuerte cantidad de dinero a cambio de su libertad, por lo que acudieron a denunciar los hechos a las instalaciones de la Fiscalía del Estado.

Desde que tomó conocimiento del hecho la Unidad Especializada en Combate al Secuestro realizó indagatorias de gabinete y campo y logró ubicar la camioneta de la víctima, la cual se encontraba abandonada en el lugar donde fue privado de la libertad.

Luego de esto, familiares realizaron varias transferencias bancarias y el 12 de septiembre se pactó el pago de una fuerte cantidad de dinero en las inmediaciones de la Nueva Central Camionera en San Pedro Tlaquepaque.

Personal de la Unidad implementó un operativo y luego de que Jesús Alejandro L., y Zeus Issur O. acudieron a cobrar el dinero fueron interceptados y detenidos metros adelante asegurándoles el efectivo así como un arma de fuego.

Al tener datos de prueba de que la víctima se encontraba por la zona, se desplegó el dispositivo de seguridad de búsqueda; dicha persona al darse cuenta que estaba sola, logró huir de sus captores y pidió ayuda a los elementos quienes se hallaban en el operativo.

Jesús Alejandro L., y Zeus Issur O., fueron puestos a disposición del órgano jurisdiccional, quien los sometió a proceso por el delito de secuestro agravado y finalmente fueron sentenciados al considerar que las pruebas aportadas por el Ministerio Público eran determinantes.